ASDIJA presenta alegaciones a los proyectos de decretos y de órdenes que regularán la ordenación y los currículos de Infantil, Primaria, Secundaria y Bachillerato en Andalucía

En enero de 2021 la consejería de educación de la Junta de Andalucía publicó nuevas órdenes para regular las enseñanzas de primaria, secundaria y bachillerato. En ASDIJA las revisamos detenidamente considerándolas muy lesivas para la atención a nuestro colectivo, porque en lugar de mejorar la norma anterior  observamos una reducción de la atención específica que las personas con dislexia necesitamos.

ASDIJA presenta 2 escritos y  mantiene 3 reuniones con las representantes de la Dirección General de Ordenación (de la que parte la norma) y con la Dirección General de Atención a la Diversidad, solicitando la inclusión en las Adaptaciones de Acceso a las personas con dislexia y al alumnado NEAE en general, incluimos otras peticiones como las adaptaciones específicas contempladas en las Adaptaciones Curriculares No Significativas (ACNS), ante la negativa reiterada de la administración a atender nuestra solicitud.  Asdija presenta en solitario una demanda contra el contenido de las órdenes de 15 de enero de 2021, esta demanda no es apoyada por el resto de asociaciones ni federaciones de dislexia con las que mantenemos varias reuniones.

A lo largo de los meses de abril, mayo y junio de 2022, Asdija es convocada por la Dirección General de Ordenación y Evaluación Educativa de la Consejería de Educación para presentar “ALEGACIONES” a los Nuevos Proyectos de Decreto y Proyectos de Órdenes por las que se establecerá la ordenación y el currículo  educativo de INFANTIL, PRIMARIA, SECUNDARIA Y BACHILLERATO.

A continuación tenéis los enlaces a los documentos de ALEGACIONES presentadas por ASDIJA:

ASDIJA- Asociación de Dislexia de Jaén y Otras Dificultades del Aprendizaje

Programa sobre Dislexia «Jaén, ciudad sin acoso», protagonizado por ASDIJA

La Dislexia es una dificultad especifica del aprendizaje que requiere la atención del profesorado y de las familias, para que las distinta etapas escolares sean aprovechadas satisfactoriamente por las personas con dislexia, desarrollando todo su potencial y evitando problemas emocionales, de autoestima, de comportamiento, depresiones, acoso escolar, fracaso escolar…

#dislexia

#asdija

#jaenciudadsinacoso

#educación inclusiva

 

8 de Octubre – Día internacional de la dislexia

La dislexia es un trastorno de origen neurobiológico y genético. Conlleva una dificultad particular en el reconocimiento de palabras que está principalmente relacionada con el componente fonológico del lenguaje. Los niños y niñas con dislexia tienen dificultades para pensar en los sonidos de las palabras, aprender las reglas de conversión grafema-fonema, acceder rápido a la memoria fonológica, y leer con fluidez y expresividad. Como consecuencia de todo ello, su nivel de comprensión es bajo, si bien no por un déficit específico en la comprensión lectora, sino por tener que dedicar demasiado esfuerzo a realizar procesos tan básicos como el reconocimiento y decodificación de las palabras que leen.
Estas dificultades tienen consecuencias tremendamente negativas en el resto de los aprendizajes, dado el carácter curricular básico de la lectoescritura. Además, teniendo en cuenta el origen genético de la dislexia (e.g., Mascheretti et al., 2020), estas dificultades están presentes durante todo el ciclo vital. Así lo ponen de manifiesto determinados estudios con población adulta, en los que se encuentran dificultades en una buena cantidad de tareas de lectura y escritura, tanto en español (Coalla & Cuetos, 2015) como en otros idiomas (Reis et al., 2020). Los problemas en fluidez lectora y las faltas de ortografía son algunos de lossíntomas más habituales(Negard-Nilsen & Hulme, 2014), si bien las dificultades parecen manifestarse con mayor claridad en las medidas de velocidad (Reis et al., 2020), Estos resultados ponen de manifiesto que la atención a las personas con dislexia debe extenderse más allá de los años escolares, e incluir medidas que compensen dichas dificultades. Dada la importancia de las medidas temporales y de los problemas de fluidez lectora, una de las opciones consiste en dejarles más tiempo para la realización de los trabajos y las pruebas de evaluación.
Por otra parte, una atención más concentrada en la evaluación de los contenidos de los trabajos y no tanto de los aspectos formales y errores ortográficos es otra de las medidas que se deberían tener en cuenta. Además de estas medidas, el uso de herramientas tecnológicas que permitan convertir el texto a voz, o el uso de ordenadores, deberían estar accesibles y permitir su uso a las personas con dislexia. Este conjunto de medidas se aplica a la evaluación propiamente dicha, si bien también se deben considerar otras que permitan que se puedan seguir las clases con normalidad, tales como el uso de grabadoras, la disponibilidad de los materiales con tiempo suficiente, e incluso la adaptación de dichos materiales a un tipo de letra y con un espaciado que facilite su lectura (Bachmann & Mengheri, 2018; Bertoni et al., 2019). En resumen, las dificultades lectoras de las personas con dislexia se manifiestan durante todo el ciclo vital, debiendo considerarse medidas de adaptación curricular en todas las etapas educativas, incluyendo también a la población adulta.
Nicolás Gutiérrez Palma
Departamento de Psicología. 
Universidad de Jaén